Entrevista

EP21 – Alcohol, problemas personales y pérdidas devastadoras

Las tres historias que vas a escuchar, nos cuentan cómo el alcohol y factores emocionales han afectado sus vidas.
Algunos lo habían probado todo -Religion, tratamientos, cárceles, consejos de otras personas. Nada les dio resultado. La soledad, la angustia física y mental – esto es lo que tenían en común. Dos de ellos han sufrido perdidas devastadoras en diferentes aspectos de sus vidas, otro está intentando vivir con el alcohol aunque sepa que lo terminará llevando a la tumba.
El alcoholismo no respeta a nadie, ni ricos ni pobres, ni personas cultas ni iletradas. Todos se vieron encaminados hacia la misma destrucción y parecía que no podían hacer nada para estar mejor.
Ahora con años de sobriedad, y otra experiencia ganada en el camino, nos cuentan cómo se recuperaron. Demuestran a plena satisfacción de casi cualquier persona que nunca es demasiado tarde para buscar ayuda.
Nota: Este texto es una adaptación de un segmento encontrado en “the big book: Personal Stories part 3”

EP19 – Consumido por celos

Celos y alcohol: Una indeseable combinación que puede derivar en un peligroso trastorno

La irracionalidad y la falta de control parecen alimentarse por ambos fenómenos: los celos y el alcohol. Combinados, la mezcla es brutal.

Mas allá de la etiquetas diagnósticas oficiales, es sabido que el delirio de celos asociado al alcoholismo se ha descrito principalmente asociado a hombres. Por lo mismo, también se ha visto vastamente vinculado a violencia de género. Algunos autores afirman que es posible que quienes experimentan esta celotipia alcohólica afirmen que poseen “pruebas ciertas” de la infidelidad de sus parejas; lo cual, los puede llevar a cometer actos de crueldad y violencia.

EP16 – Hijo de un alcohólico: ¡No quiero ser como mi papá!

Uno de cada cinco adultos vivió con un alcohólico mientras crecía. Los siquiatras de niños y adolescentes saben que estos niños corren mayor riesgo de tener problemas emocionales que los niños cuyos padres no son alcohólicos. El alcoholismo es común en las familias y los hijos de alcohólicos tienen una probabilidad cuatro veces mayor que otros niños de convertirse en alcohólicos. La mayoría de los hijos de alcohólicos han experimentado cierta forma de abandono o abuso.

Un niño en este tipo de familia puede tener una variedad de problemas:
Culpabilidad: El niño puede creer que es la causa primordial de que su padre/madre abuse de la bebida.

Ansiedad: El niño puede estar constantemente preocupado acerca de la situación en su hogar. Puede temer que el padre alcohólico se enferme o se hiera, y puede también temer a las peleas y la violencia entre sus padres.

Vergüenza: Los padres pueden transmitirle al niño el mensaje de que hay un terrible secreto en el hogar. El niño que está avergonzado no invita sus amigos a la casa y teme pedir ayuda a otros.
Incapacidad de establecer amistades: Como el niño ha sido decepcionado tantas veces por el padre/madre que bebe, no se atreve a confiar en otros.

Confusión: El padre alcohólico cambia de momento, va de ser amable a ser violento sin ninguna relación con el comportamiento del niño. Una rutina regular diaria, tan importante para el niño, no existe en su casa porque las horas de las comidas y de acostarse cambian constantemente.

Ira: El niño siente ira y rabia contra el padre alcohólico porque bebe tanto y suele estar enojado también con el padre que no es alcohólico porque no le da apoyo o protección.

Depresión: El niño se siente solo e incapaz de poder hacer algo para cambiar la situación.

Puedes contactar a Juan Manuel en el siguiente correo: jmgonzy@gmail.com

Si quieres participar y compartir tu historia me puedes mandar un correo a gregory@adiosadiccion.com o mándame un mensaje al número +1(236) 995-2566

EP15 – Alcohólicos Anónimos 4to y 5to paso

Los adolescentes pueden estar comprometidos en varias formas con el alcohol y las drogas legales o ilegales. Es común el experimentar con el alcohol y las drogas durante las adolescencia. Desgraciadamente, con frecuencia los adolescentes no ven la relación entre sus acciones en el presente y las consecuencias del mañana. Ellos tienen la tendencia a sentirse indestructibles e inmunes hacia los problemas que otros experimentan. El uso del alcohol o del tabaco a una temprana edad aumenta el riesgo del uso de otras drogas más tarde. Algunos adolescentes experimentan un poco y dejan de usarlas o continúan usándolas ocasionalmente sin tener problemas significativos. Otros desarrollarán una dependencia, usarán luego drogas más peligrosas y se causarán daños significativos a ellos mismos y posiblemente a otros.

Navigate