Un cambio radical en tan solo 2 meses – Actualización

Colaboración: Claudia, País: México 

Una vez que el adicto a una sustancia se siente sobrio por un tiempo, comienza a sentirse bien con la vida, a medida que su cerebro se equilibra. A esta euforia transitoria se le llama NUBE ROSA. Y hay que tener cuidado porque el problema es que este bienestar es temporal y a menudo es seguido por un ataque moderado de depresión a medida que se adapta a su nueva vida aburrida sin ninguna sustancia. Todos los alcohólicos se preguntan lo mismo: «¿Por qué no podemos beber una copa como los demás?» La respuesta es que no hay control, una vez que se enciende la mecha del primer trago el cerebro se activa y no se puede parar. Muchos lo ven como una enfermedad de las emociones, «del alma», dicen algunos. «Somos un pozo sin fondo y bebes lo que sea, qué más da, buscas el efecto que produce en ti.

Ponte en contacto conmigo al correo: gregory@adiosadiccion.com 

Deja una respuesta