Encerrarse con una adicción: Cocaína

El COVID-19 no es el único “enemigo” que amenaza nuestra salud y nuestras vidas, ni siquiera el mas peligroso. La cifra de fallecidos por adicciones supera los 10 millones al año.

Los adictos son personas que llevan especialmente mal cualquier encierro. A nivel emocional, tienen menos recursos para hacer frente a una crisis como esta.

En las diferentes formas de incomunicación que puede vivir una persona, el adicto corre riegos que pueden no sólo llevarlo a consumir drogas, sino también a transitar un profundo dolor emocional. No es para nada bueno el aislamiento de un adicto porque se avivan las obsesiones, las compulsiones, por eso hay que sacarlo de eso.

El confinamiento obligado y necesario para la contención de los contagios supone una situación potencialmente crítica para que todas las personas puedan tener algún malestar. Quienes en el presente o en el pasado reciente tuvieron o tienen una situación de emociones disfuncionales o traumatizantes pueden volver a consumos inapropiados.

Esta adicción a una sustancia en el confinamiento puede llevar a una vivencia y comportamiento traumatizante, con el correspondiente riesgo de descompensación psiquiátrica. La atención psicológica se presenta, en este escenario de confinamiento actual, como una necesidad.

Ponte en contacto conmigo a través del correo: gregory@adiosadiccion.com


Deja una respuesta